Hyper-(pre)-textitos

Mi muy querido Alocutario:
*
*
En sus textologías es posible encontrar vertientes. Posibilidades. Ésta transcripción ha llamado mi atención. (Ahora, espero comenzar a redactar como quien redacta a sus 70 años una nota a su proveedor de información favorito).
*
*
(dos puntos):
Del texto. un mapa interconectado de forma rizomática. El acto de lectura, las posibilidades de la mirada. El lector es el texto y entonces, un campo visual. Hay restricciones, hay territorios cerrados, pero nunca cercados. Se pierden las voces que enuncian al discurso; se diluyen; la solidez que pretende, es sólo una manera de aproximarse a la utopía. Es una forma de creer que existe un centro, un algo llamado punto de partida. Credulidades, claro, inocentes.
*
Existe un estilo, tal vez, y este no se presta a la mirada que inquiere; el talante del texto son meras conexiones que el lector hace.
*
La lectura se vuelve automatique en disposición del hambre del lector. La decisión del fragmento. Sus contiguidades como una decisión de permanecer en el texto, aunque éste tan sólo sea ausencia. Cada palabra es un nuevo enlace. Un referente que se despliega y repliega, una idea de búsqueda. Ir más allá. Tal vez, la alegría de la espiral. Las referencias cruzadas no son a la obra clásica, a la obra que se lee ajena a un espacio virtual. Éstas referencias son a cualquier texto. Después de esa inquietud llamada modernidad sólo somos autoreferencias. Es decir, la lecture automatique nos aproxima -nos aproxima- a nuestra contingencia. De ahí que una posibilidad, el olvido. Otra posibilidad, continuar desde la referencia: el olvido.
*
*
P.S. Somos eso sólo, concuerdo: Una sintaxis estadística en busca de excepción.
*
*
NOTA: Para contactar con el muy querido Alocutario, dar click ahí donde dice Alocutario

12 comentarios:

Sofia dijo...

No me pudo abrir el link a aquel alocutario, así que comento sin la base al que le comentas (considérese en especial, esto).
Si el lector es el texto que a su vez sucumbe a la automatización de su proceso lector, entonces, sólo entonces, puede ser posible ese centro o punto de partida para el autor, y no tan solo una ilusión.
Muchos saludos Karina.

CARLOS A. GAMBOA dijo...

El texto es también infinita posibilidad de conexión, imagino que alguna vez una ser humano se perdió en los textos...

Saludos

Xoconoxtle Cósmico dijo...

A veces sueño que leo; cuando escribo, leo que sueño.

Noé Epifanio Julián dijo...

Dicen –de una Gorgona– que los HOMBRES se petrifican cuando la miran. Esta vez habla un ciego que se petrifica, también, cuando le oye ¬(será acaso, además, una hija de Forcis); quizá por eso le escribe, quizá de este modo le huye...

Dicen los HOMBRES que la escritura ES UN ESPEJO del alma. ¡Vaya recurso de esos PERSEOS queriendo eludir su impotencia! Pero, la escritura es, también, memoria... Mnemosyné guarda palabras ajadas en el oscuro manto de los días...

Y la otra, la Moira, ha venido de las lunas a refugiarse en la memoria, y eso es bastante comprensible, porque son las cuentas de las lunas las que hilan los recuerdos, las que eluden el olvido, las que fraguan las leyendas y pueblan el mundo con los mitos...

¿Y el Olvido? No sé. No me acuerdo. Del ληθαiος, Lethaeus no puedo decir nada, aunque me esfuerce en imaginarlo como una “des–hoja” blanca, y la memoria como un torrente de tinta, o bien, Mnemosyné, un haz de luz (voz) y el Olvido una “des–caverna” sin fin (silencio).

Y si el Señor no se opone demasiado, otro día nos leemos...

natalia dijo...

LA memoria es un conjunto de fragmentos, que unidos hacen el collage de un fractal. ¡¿Deleuze?!, el mapa, el rozoma, el en-trama-do'..., recorrido inicia. Karina: La memoria, ese limbo que pudo ser real, que puede ser real ¿qué puede? Un beso. Nat

Luis Dellamary dijo...

Me encanta. No sé si ir hacia él. No sé si la sintaxis se tenga que poner de espaldas al espejo para mirarse así. Me encanta la imagen, la espiral y la cuarta dimensión.
Pensando poco, me parece que esta estética en concreto es externa, no porque esté afuera, sino porque lo abarca todo, alguien podría decir, yo primero, hacer literatura, poesía en espiral, sin embargo creo que todo tiene esa fragmentación primigenia y por lo tanto dibuja su propio principio a medida que se abisma.
Es decir, no se puede ir hacia ello, no se puede ir hacia la memoria, se puede dar el paso atrás, pero para escribir con el olvido, no hay nada que hacer.

Saludos,

Una de las Moiras...¿O Gorgona? dijo...

De acuerdo al ojo que mira, aquel dedo que urde. Tal vez, así podremos hablar de lo espiral; Rizomas, rizomas. Tal punto de partida, son puntos de partida (y nada tiene que ver con cierta publicación, et cétera...) Sofía, certera. ¿centros? Sólo aquellos donde retiembla la tierra, se diluyen así es.

Una de las Moiras...¿O Gorgona? dijo...

Carlos: imagino lo mismo, pero aún no sé, es decir... La desorientación no llega, no arremete agresiva. CIerto que en la polifonía la voz se disipa, pero también encuentra tono exacto, altura precisa para una identidad.¿O bien, atomismo? No se. No se.

El humano tiende a perderse.

Una de las Moiras...¿O Gorgona? dijo...

Xoco, bello. Yo a veces sueño que veo y cuando despierto, veo. No puedo distinguir los lindes en ciertos espacios donde son muy visibles a otros. A veces, soy terrible compañía. Aún, así, fue lindo ir al cine contigo.

Una de las Moiras...¿O Gorgona? dijo...

Ay mi Noé! El señor permitió.

Tuve una hermana, sí. ¿se llamaba Escila? En efecto, ese era su nombre... Nos huimos, cierto. Usted y yo nos huimos. Es un mutualismo bestial que vuelve la letra un espejo y el espejo un alma ¿mundo? La gorgona petrifica, pero es cierto que ella no habita aquí, ni allá. ¿Donde? Aun no lo se.

La Moira aprendió de Penelope, hila cuentas -así es- de nueva a menguante y espera, espera. Espera. Espera: La página blanca: Absurdo de la Mnemossyne, la mnemosyne misma.

Hoy leeré algo acerca de la noche, prometo hacerlo como si creyera en dios.

Una de las Moiras...¿O Gorgona? dijo...

Ahh mi bella Nat: Tú sabes, fractal. Tú sabes, fragmentos. Tú sabes, yo...Tú sabes Nat. También sabes que Deleuze: Hacer rizoma y no raíz. Un amor escondido.

Nat, no, no puede. ser- ¿real? Sin.sentido.

Muchos besos linda.

Una de las Moiras...¿O Gorgona? dijo...

Ayy Dellamary, qué bonito es lo bonito! Qué gusto leerte de regreso!

Verás, la sintaxis, tal vez, debe dar la espalda. Des-sistematizarse (a porpósito de); el fragmento es un indicio que se abisma, muy cierto. Mas asentida no podría leerme: la imagen, la espiral, afuer-a-dentro.Un juego. Un juego y bello jugarlo.

Ahora, no se puede ir hacia aquello que no existe, o se va y uno se ve complacido. La delusión acompaña, lo hablábamos, el lenguaje que sostiene y que resulta un colapso. ¿Un abrazo?

Un abrazo pues, fuerte!