Señor constructor de arcas:
Lo extraño mucho! (Y no, no es esta asquerosa infección la que me hace decirlo, ni mi imposibilidad física o el tiempo que me obliga en mi inanición a leer a Lucrecio, o Virgilio o la espera de Penélope...) Le exijo señor que entre sus múltiples quihaceres filosóficos haga un hueco para su querida amiga... Te extraño Noe! Es decir, la casa está vacía, la botella de whiskey cerrada, el chocolate de los festejos del 1 y 2 de Noviembre ya es betún!!, los niños preguntan por su padre... Ay Karina! ( ja, todas éstas líneas si son producto de mi enfermedad infecciosa)... Algo es cierto: el whiskey espera.

3 comentarios:

fgiucich dijo...

Creo que no podrà rechazar semejante invitaciòn. Abrazos.

H.V. dijo...

Que no deje el whiskey y a una bella dama esperando, puede sucederle lo que a Penélope. Yo le diría al señor constructor de arcas, que usted enferma musa, poco me recuerda a Penélope y mucho me recuerda a la maga Circe, así que mejor que se apure a atender.

Besos, Falcón

Sofia dijo...

Habrá que comprar más chocolate, entonces. La botella de Whiskey se sentirá sola con el ya derretido..

Muchos saludos Karina!