Sábado

Alguien lee a Lipovetsky. Ella alguna vez lo mencionó, antes de romper ciertos lazos. Él, también lo mencionó, también a Carver, a Kerouac, a Deleuze; la ruptura no vino después.
"Imagino que este episodio termina aquí, con esa llamada, con esa voz, con el teléfono sonando una y otra vez... Yo en esta cama." -Me dije.
"Tengo ansia de sábado" - Me volví a decir (luego lo escribí).
"Esto no es tabla rasa" -Pensé al tercer día (luego et cétera).
Ningún significado con aquel intenso dolor de estómago... Es tu fecundidad pues, tu voluntad.
Mi voluntad, efectivamente, como este café a las 10am: los voceros, Light and Day en la memoria, "Métodos de investigación" sobre la mesa, las horas luego del trabajo o las horas del trabajo, el día después de verano, los montones de papel sobre la repisa de la cochera; esta persistencia de estar en la cocina, preparar café, cocinar para los dos; ir hacia todas mis santas, besarlas, tender un ramo de flores sobre sus cabezas, esto que se llama tradición.

1 comentario:

Xoconoxtle Cósmico dijo...

Falta el copal. Casi en todo el mundo falta.